sábado, 8 de diciembre de 2012

Un Sábado latinoamericano. Por Valentino Modigliani


Poder darse cuenta que la unión Latinoamericana no solo es una necesidad, sino que es el futuro inevitable de quien vivimos durante tantos siglos el yugo colonialista, es abrir la mente a las culturas hermanas. Es poder darse cuenta que Bolivia tiene mucho para ofrecernos, tanto desde sus lenguas como desde el seno cotidiano de su cultura. Que Brasil puede ofrecernos tanto más que un español o un sueco que el imaginario social -tristemente- visualiza como la cultura correcta. ¿Porque no observar que se puede aprender del Venezolano, el Colombiano, Peruano, Chileno, Uruguayo, Panameño, Ecuatoriano?

La Unión de la América Latina es aprender y aprehender a valor lo que nos rodea desde un propio juicio, rompiendo el yugo prejuicioso de la superioridad cultural, de la imposición de una verdad –que en realidad- no nos compete. Es ver la verdad desde nuestras necesidades. Una simple pregunta ayuda a comprender: Si estamos en verano ¿por que comemos pan dulce que es una comida de invierno?


El primer paso para ser libre es tomar conciencia de que nuestra cultura esta siendo manipulada todos los días, desde el simple uso de un "O.K." hasta la forma en vestimos y pensamos. Liberarse no es alejarse de la transculturación, sino darse cuenta que es "lo nuestro" en esta pseudo globalizado.

0 comentarios: