jueves, 7 de marzo de 2013

: El secreto está en la educación, más educación y más educación


Qué ha hecho Finlandia que hasta hace pocas décadas vivía de la agricultura y la exportación de materias primas, para llegar a los más importantes niveles internacionales en cuanto a éxito social, económico y político de las naciones?
Finlandia, un país con 5.3 millones de habitantes, - que era el más pobre del norte de Europa – figura ahora en los primeros lugares del ranking de competitividad internacional del Foro Económico Mundial y de la organización Freedom House.
Además, es el país menos corrupto, según el Índice Anual de Transparencia Internacional, que mide la percepción de la corrupción en todo el mundo; ocupa el primer lugar en los resultados de los exámenes internacionales PISA, que miden los conocimientos de los estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y lenguaje, y es el país con mayor número de investigadores científicos per cápita en el índice de Desarrollo humano de las Naciones Unidas. Es más, si hubiera una Copa Mundial de Progreso Económico y Social, los finlandeses la ganarían.
¿Cuál es el secreto de los finlandeses para estar en el lugar donde están? Sin duda alguna, el secreto y la clave del éxito finlandés, está en la educación, y los logros del país en materia educativa, probablemente se remonten a un edicto del arzobispo luterano Johannes Gezelius en el Siglo XVII, que decía que ningún hombre que supiera leer podría casarse.


¿Cómo hizo Finlandia para pasar de ser un país agrícola que solo exportaba madera a ser uno de los países mas desarrollados y prósperos del mundo?
- El secreto es muy sencillo y se puede resumir en tres palabras: "Educación, educación y educación.


En las últimas décadas, Finlandia invirtió más que casi todos los otros países en la creación de un sistema educativo gratuito y en la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Eso le permitió al país pasar de ser una economía agraria, basada en la industria maderera, a tener una industria de tecnología avanzada.

 La motivación del arzobispo Gezelius, era hacer avanzar la reforma de Martín Lutero, que propugnaba reemplazar la liturgia de la Iglesia Católica por una relación más personal de los fieles con Dios, para lo cual era necesario que aprendieran a leer la Biblia.

El resultado fue que los finlandeses de entonces, que ardían de pasión por alguna dama y querían casarse, no tuvieron más remedio que aprender a leer. Y con el tiempo, el hábito de la lectura se expandió en el país, al punto de que hoy el diario más importante de Finlandia –el Helsingin Sanomat- tiene una tirada de casi medio millón de ejemplares, una de las más altas del mundo en relación con la población del país.
¿Cómo hizo Finlandia para pasar de ser un país agrícola que sólo exportaba madera a ser un exportador de alta tecnología? Se le preguntó a su ex presidenta Tarja Halonen: “El secreto es muy sencillo y se puede resumir en tres palabras: Educación, educación y educación”, respondió.
En las últimas décadas, Finlandia invirtió más que casi todos los otros países en la creación de un sistema educativo gratuito y en la investigación y el desarrollo de nuevos productos. Eso le permitió al país pasar de ser una economía agraria, basada en la industria maderera, a tener una industria de tecnología avanzada.


Se me ocurre, que alguno de nuestros diputados, podría enviar una iniciativa de ley que prohibiera a los mexicanos asistir a los partidos de fútbol, si no saben leer y escribir correctamente su idioma. ¡Imagínense! ¡Erradicaríamos el analfabetismo!

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9164635

0 comentarios: