miércoles, 17 de abril de 2013

Cómo no creer.


¿Cómo no creer en el Chavismo, en el Peronismo y en la integridad latinoamericana, cuando mucho de lo que soy se debe a su existencia? Porque sin Perón, mi abuelo nunca hubiese mejorado sus condiciones de vida, siendo un simple mecánico de Ferrocarril ¿Y cómo habría sido bioquímico mi padre, sin aquella mejoría que su padre presentó, sin ese ascenso de clase? ¿Cómo habría conseguido ser, lo que hoy ama tanto, sin una educación pública, sin un libre acceso a ella? ¿Y como yo, hoy, sería un Comunicador Social, un cúmulo de conocimientos y verdades a medias -a debatir y reconstruir- sin todos estos procesos?

El que quiere ver, solo tiene que abrir los ojos. ¿Errores? Al por mayor, cuando se construye sobre la marcha, los errores se vislumbran a cada instante. ¿Virtudes? Infinitas, salvo que las ven... quienes quieren verla. Porque, al fin y al cabo, es tan triste la realidad de la humanidad, que todo se simplifica en tener o no tener Y estos hombres nos permitieron tener. No regalan dignidad. Y sembraron en el pueblo, la semilla de la consciencia.

Por eso, hoy.... el chavismo sigue y seguirá vigente. Y desde mi persona, no solo lo comprendo, sino que lo apoyo abierta y públicamente.... porque mi caso, es tan solo uno más de los cientos de miles -quizás, millones- de personas que hoy pueden tener una vida digna gracias a estos fenómenos sociales. Gracias al valor, a los cojones, los huevos de una serie de personas que decidió...en determinada constancia... transformar -aunque sea un poco- la realidad de nuestro continente.
Viva Latinoamérica, Carajo!!!

0 comentarios: