jueves, 16 de agosto de 2012

CUESTIÓN DE CÓDIGOS. Por Facundo Cuevas.



El presidente de la Suprema Corte de Justicia Ricardo Lorenzetti, y su vice, Highton de Nolasco abrieron el pasado lunes el debate para la unificación del código civil y comercial. La tratativa comenzó a las 14 hs en el Salón Azul del senado y contó con la presencia de numerosos Jueces de la Corte. En el transcurso de los próximos 90 días, la Comisión Bicameral del Congreso discutirá la reforma de los Códigos Civil y Comercial, constituida por 2671 artículos.

 El nuevo Código fue elaborado por una comisión de cientos de juristas, encabezada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Entre las reformas que plantea el proyecto se destaca la eliminación de la infidelidad  en el plano jurídico como causal de divorcio. Con este cambio la fidelidad pasaría a formar parte del deber moral de la pareja, pero no del contrato matrimonial. En lo que atiene a materia comercial, la atención se puso en el régimen de cambio y la posibilidad de pesificar las obligaciones de los contratos. Respecto a esto, afirmó el juez Lorenzetti, "Este proyecto es un cambio paradigmático en nuestra cultura porque históricamente en el derecho privado se han tomado modelos europeos que se importaron en nuestra codificación. Pero ahora tenemos la oportunidad de tener un código con una visión latinoamericana".  


En este punto propongo una breve reflexión respecto a la política y su relación con la moral.
La política siempre ha sido, es y será materia de discusión. El hombre es un animal político, decía con mucha razón un autor que ahora no recuerdo, desde que estamos en este mundo hacemos cosas en y con él para modificarlo, acomodarlo a nuestras necesidades, esa es nuestra dimensión política. Ahora bien esta esencia política del hombre le plantea un desafió; la convivencia.
Es en la necesidad de convivir donde la moral cobra su importancia. A partir de la moral hacemos inteligibles los hechos, confrontamos cada acontecimiento con la moral para tener una imagen de las cosas que pasan. La política es capaz de despertar los sentimientos más pasionales en nosotros, porque precisamente pone a la moral en entredicho. La mira a los ojos, la discute. la moldea. La cambia por otra si es necesario. Es un movimiento dialéctico: una acción política racionalmente planificada parte de una concepción moral precedente para reafirmarla o rebatirla.
En ese sentido es que nos interesa preguntarnos por el significado que tiene un cambio en el código civil y comercial.


"Este proyecto es un cambio paradigmático en nuestra cultura porque históricamente en el derecho privado se han tomado modelos europeos que se importaron en nuestra codificación. Pero ahora tenemos la oportunidad de tener un código con una visión latinoamericana".
Juez Lorenzetti

¿Por qué se modifica tales códigos? La principal causa que motiva el cambio de un código que rige la vida en sociedad es el desfasaje que existe entre una situación ideal y una situación real. Tanto el código civil como el comercial plantean  una situación ideal que tiene por objetivo convertirse en un patrón de referencia al cual deben adecuar sus actividades los habitantes de un país. En la medida en que la estructura económica se vea modificada y las relaciones civiles tomen formas nuevas será necesario cambiar el código que las regula.


Teniendo en cuenta este marco analicemos con detenimiento los puntos que planea reformar el nuevo Código Civil y Comercial.

                     La transposición de la fidelidad como deber legal a deber moral. Esta medida propone un cambio fundamental a la hora de pacificar las relaciones maritales.  Hay que destacar que se puede llevar a un juicio por infidelidad ante daños de integridad física o psíquica, pero no por ser infiel.
                     Otro de los temas destacados fue la fertilización asistida y la polémica en torno a si los embriones pueden ser considerados personas o no. 
                     En cuanto al régimen patrimonial del matrimonio, el nuevo código permite elegir entre dos regímenes: el de comunidad de ganancias y uno de separación, aunque hay una situación común frente las deudas domésticas.
                     El proyecto establece que una obligación estipulada en moneda extranjera se transforma en una obligación de dar cosas que puede cancelarse en moneda de curso legal, es decir, en pesos. Estas modificaciones fueron lanzadas por el Poder Ejecutivo en los artículos 765 y 766 del proyecto de Código Civil y Comercial unificado, que establecen que se puede contratar en dólares y cancelar la deuda en pesos. En cambio, en lo que atañe a los depósitos, Lorenzetti remarcó que el nuevo Código obligará a devolverlos “en la misma especie” en la cual fueron realizados.

La realidad es que un artículo de ese tipo se aplicará, desde que se convierta en ley para adelante, a obligaciones como contratos de alquiler, compra venta de inmuebles o bienes muebles y de alguna manera puede influir en las condiciones de emisión de títulos en el futuro
Esta última medida busca establecer una soberanía monetaria, pero es necesario realizar algunas salvedades. Respecto a este último punto del proyecto el profesor Marcelo Salerno, colaborador del sitio jurídico Microjuris explicó que "esta innovación abre interrogantes sobre el tema. Un gran problema reside en fijar el tipo de cambio para determinar su equivalente en pesos", agregó. En ese aspecto, señaló que el "tipo oficial", lejos de ser inmutable, puede variar con el tiempo. "No será el mismo a la fecha de celebrar el contrato que al día del cumplimiento de la prestación pecuniaria", remarcó. El experto realizó esta aclaración porque el proyecto postula que el tipo de cambio oficial se toma al día de la "constitución de la obligación", por lo que el acreedor recibirá menos pesos que si se lo toma al día del "vencimiento" del plazo para el pago.
En definitiva todos estos puntos han de ser tenidos en cuenta a la hora de debatir la reformulación del Código, puesto que es un proyecto que nos atañe a todos. Lo que parece estar fuera de discusión es la necesidad de modificarlo. Habrá que estar atentos al movimiento de los hechos y mantenerse informados.



Fuentes:

0 comentarios: