lunes, 25 de junio de 2012

No salieron jamás


Como indica Leopoldo de Luis -antólogo de este
volumen- los poema de amor de Miguel Hernández
(1910-1942) enriquecen los modelos clásicos que los inspiraron
con símbolos e imágenes originales que los individualizan y
les confieren un sello propio e inconfundible



No salieron jamás 
del vergel del abrazo,
y ante el rojo rosal 
de los besos rodaron.

Huracanes quisieron
con rencor separarlos.
Y las hachas tajantes. 
Y los rígidos rayos.

Aumentaron la tierra
de las pálidas manos.
Precipicios midieron 
por el viento impulsados
entre bocas desechas.
Recorrieron naufragios
cada vez más profundos,
en sus cuerpos, sus brazos.
Perseguidos, hundidos
por un gran desamparo
de recuerdos y lunas,
de noviembres y marzos,
aventados se vieron:
pero siempre abrazados.

0 comentarios: